Luz al final del túnel

Posted: 20 Mar, 2020

Claramente nos hemos visto sorprendidos. Nadie, ni en sus más remotos vaticinios se hubiese imaginado que a estas alturas estaríamos en jaque ante la llegada de un virus como el Covid-19.

Ya han pasado cerca de tres meses desde que el mundo conoció el primer caso de Coronavirus en Wuhan, China. Desde entonces, hemos pasado de subestimar los alcances del virus al delirio colectivo propagado por la desinformación y la letalidad de la pandemia. 

A Colombia, llegó hace tan solo 12 días. Hoy, la mayoría de sus ciudades han decretado el toque de queda (restricción horaria para la permanencia de personas en las calles) como medida para detener la propagación de la enfermedad. Cartagena de Indias es una de esas ciudades. La ciudad conocida mundialmente por sus calles repletas de habitantes de toda la tierra, ha quedado reducida, aparentemente, a un casco amurallado vacío y de aspecto fantasmagórico.

Cartagena vacía / Foto: Rainbow Nelson

Cartagena y los efectos del aislamiento

Cerrar la ciudad ha significado un golpe para todos. A Cartagena cada año llegan entre 4 y 5 millones de turistas atraídos por su historia, algunas de las mejores playas de Colombia y su reconocida ciudad amurallada, por lo que una gran parte de sus habitantes dependen del turismo como única fuente de ingresos.

La ONU estima que 1 de cada 10 personas en el mundo depende del turismo para sobrevivir. En Cartagena la mayoría de estas personas no recibirá pago durante los meses que se avecinan. En la ciudad, el trabajador del día a día nunca en su vida ha recibido un salario formal y deben encontrar formas de sobrevivir del dinero que pueden juntar en cada jornada.

Con la inminente cuarentena provisional que se extenderá hasta nueva orden y el cierre de las fronteras aéreas a vuelos extranjeros, la economía de muchos ha empezado a afectarse. 

El emblemático Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias (FICCI) celebrado anualmente durante el mes de marzo ha decidido cancelar su calendario cultural ante la llegada del Coronavirus (Covid-19), las reservas hoteleras disminuyeron un 30%, ya empiezan a escasear productos de aseo e higiene, al tiempo que han quedado suspendidas las jornadas escolares en colegios y universidades de la ciudad. 

No estás solo / Foto: Rainbow Nelson

Creer, un factor necesario en tiempos de crisis 

Sin embargo, quedarse en casa es más que necesario, no solo porque de esta manera es posible prevenir los estragos del contagio masivo, sino porque de alguna forma, el planeta nos ha estado mostrando que debíamos detenernos, que era necesario parar. 

Aunque hoy los comercios, operadores turísticos, vendedores callejeros y turistas lamentan el cierre temporal de la ciudad y las consecuencias de esta decisión, no podemos negar que Cartagena aún vista en este estado de soledad, sigue conservando la magia de antaño.

Esa misma magia que tal vez protegió a la ciudad durante la peste del cólera en el siglo 19, donde Cartagena estuvo al borde de la extinción, seguramente vendrá al rescate una vez más, mientras que todos unidos como nunca antes, nos disponemos a enfrentar la amenaza que se cierne ante nuestros ojos.

Plaza de la Trinidad desolada / Foto: Juan Londoño

Respira Cartagena (a través de una mascarilla médica, por supuesto)

Asumir la situación que afrontamos con responsabilidad, entendimiento y empatía permitirá que juntos superemos la emergencia. 

Además, es posible que empecemos a mirar con otros ojos a Cartagena. Que preservemos con más resistencia su historia, que cuidemos sus ecosistemas y respetemos a la ciudad que con amor siempre nos ha abierto sus puertas. 

La ciudad turística por excelencia de Colombia, hoy luce vacía. Ya nadie más camina de noche por sus calles. Todos aguardan en sus casas esperando que un día vuelva a salir el sol entre las gigantescas palmeras de coco que rodean sus playas y así la peste, haya llegado a su fin. 

Luz al final del túnel / Foto: Juan Londoño

Written by: Emilio Cabarcas

Photography by: Juan Londoño & Rainbow Nelson

Quédate en casa. Mantente alejado de la ola del Coronavirus con clases Yoga gratuitas, películas, libros y conversaciones.

Lee más


Written by:
Photography by:
Other credits:
Older Posts
Newer Posts